dijous, 19 de març de 2015

De contenidos educativos digitales a modelos basados en servicios.

Si pasamos la situación actual expuesta por el prisma de los tres niveles deaplicación de las TIC a la educación 1) Aprender DE las TIC 2) Aprender SOBRE las TIC 3) Aprender CON las TIC , vemos que los contenidos paquetizados se ocupan de los niveles 1 y 2 (DE y SOBRE) mientras que el aprender CON las TIC puede suceder en las actividades colaborativas del LMS y en herramientas no necesariamente diseñadas para la educación ( lenguajes de programación, mapas interactivos, entornos virtuales, redes sociales, entornos personales de aprendizaje, redes de aprendizaje, comunidades de aprendizaje, etc. ) [1]

La asignatura completamente pendiente es, quizás un cuarto nivel, el Aprender COMO APRENDEMOS con TIC. Un nivel reservado a educadores que quieren mejorar su actividad y también reservado a aquel que aprende a lo largo de la vida. O sea todo el mundo

En el paradigma del aprendizaje a lo largo de la vida llega un momento en el que toda persona es responsable de la dirección en que quiere hacer evolucionar su aprendizaje. En este punto es esencial disponer de instrumentos para analizar (personalmente o con la ayuda de un asesor) la trayectoria de aprendizaje, contrastar-la con las necesidades que impone la carrera profesional elegida y trazar un plan de aprendizaje acorde. 

Para ello hace falta disponer de herramientas de analítica del aprendizaje (Learning Analytics) , registros de aprendizaje (o Learning Record Stores LRS) y Portfolios personales e institucionales de aprendizaje. Con todo el cuidado que hay que tener con este tipo de herramientas, son tecnologías muy potentes y deben estar al servicio quien aprende o desea aprender, y no de quien pretende guiar o imponer el aprendizaje.   

Es necesario que las herramientas, servicios y contenidos que sirven a los tres (o 4 ) niveles de aplicación de las TIC en la educación sean interoperables entre ellos, que proporcionen la posibilidad de implementar políticas de privacidad de los alumnos ( se producen acciones de captación de información de los alumnos por parte de proveedores de contenidos de ética dudosa y que seguramente no encajan con el marco legal de la Ley Orgánica de Protección de Datos LOPD ) y que a su vez se transmitan al EVA, herramientas de análisis y portfolios.

De contenidos a Servicios

Las TIC aplicadas a cualquier entorno suelen conllevar un elemento disruptivo y de transformación. La mayor parte de la oferta presente de contenidos educativos difiere muy poco de los libros de texto impresos en papel. En el mejor de los casos vemos en contenidos SCORM una versión online de lo que en los años 90 del siglo pasado se solía desarrollar para CD-ROM.

Es en el paso a un modelo de servicios donde encontramos oportunidades de mejora disruptiva ya que entre otras cosas:

      Se mantiene contacto con el usuario, generando una comunicación bi-direccional permitiendo una auténtica interactividad.
      Desaparece el concepto de copia maestra, el contenido/servicio se puede corregir y mejorar en todo momento a costes mínimos (Beta permanente) 
      Se dispone de información inmediata acerca de la interacción del usuario, ello abre las puertas a mejoras pedagógicas - recomendación, guiado entre pares, autoevaluación, evaluación, registro de actividades de aprendizaje - y a la mejora continua del contenido/servicio. Si bien aparecen nuevas complicaciones de seguridad, privacidad, etc. 
      El usuario/alumno no está solo. La red social esta a un paso. 
      Podemos pasar de modelos de aprendizaje conductistas basados en “el libro” a modelos constructivistas/construccionistas sociales/conectivistas basados en actividades de aprendizaje y no sólo en contenidos.
Se abre la puerta a nuevas encarnaciones de las TIC : Mundos virtuales, Juegos online, Simulación, Realidad aumentada, Laboratorios remotos (impresión 3D, robótica, etc)  

Contenidos Legados

En un modelo basado en servicios los contenidos paquetizados siguen siendo necesarios y viables, pero son ofrecidos como servicio. Ello ya lo vemos en Atria/Marsupial/Punto neutro o en el modo previsualización en Agrega2. No obstante cabe recordar que se trata de contenidos que no reportan información sobre acceso, autoevaluación etc. al EVA donde residen el profesor y el alumno[1]. Solo en el plugin Rgrade de Marsupial hemos visto algún tipo de feedback elemental.

En un modelo de servicios no hace falta que los contenidos estén empaquetados en un formato contenedor específico, ya que basta con que sean HTML 5 compatibles y, a ser posible, implementen Mobile Responsive Design para ser visualizados en dispositivos móviles. No obstante los contenidos SCORM, IMS Common Cartdirge etc compatibles con HTML 5 pueden ser vigentes durante mucho tiempo, además de ser necesarios en los escenarios de negocio donde el cliente imponga como requisito obtener una copia de los contenidos.

Desaconsejamos  continuar desarrollando con plataforma FLASH dado que gran parte del parque de smartphones y tablets (Apple iOS y en Android por omisión) no implementa reproductor FLASH. Existen varios conversores de contenidos FLASH a HTML 5 por lo que no va a ser problema migrar la gran cantidad de contenido legado en en este formato.  


[1] El proveedor de contenidos dispone de los datos de acceso, al menos de la oportunidad, pero no los comparte con centro, profesor y alumno.





[1] Aunque hay que reconocer que en Agrega2 se pueden encontrar muchas actividades tipo Webquest.